26 agosto 2008

61. De momento, aún estamos en verano.

Llegan noticias de que personas presuntamente carentes de competencia y de potestades administrativas, aparentan tenerlas, y de que si se confirmara podrán ser llevadas a juicio, sentándose un buen precedente.

La cuestión es harto conocida o al menos existe una clara desconfianza mayoritaria de cierta concurrencia funcionarial que se viene sintiendo afectada en un ámbito especial estatal, pero lo verdaderamente importante es que pueda empezarse con alguien concreto, a fin de cuentas estamos hablando de un delito que si bien se podría estar cometiendo a cara descubierta, también pudiera resultar ser tan frecuente en algún sector que ya no llama la atención. Es chocante, para empezar, que algunas de tales personas se nieguen sistemáticamente a acreditarse como titulares de tales competencias y facultades pues, si las tienen ¿por qué no las exhiben, con claridad?

Es importante reflexionar mucho en el tema, pensemos en la posibilidad, sólo a título de ejemplo, de que una persona se haga pasar por policía o, en otra que haciéndose pasar por un cargo administrativo dicte actos administrativos que supongan adjudicación o denegación de derechos sobre las personas. Visto así adquiere mayor contundencia, ¿no?

Con suerte podremos seguir hablando ya que, a lo mejor sí las tengan y todo sea un malentendido, debido a la falta de transparencia y publicidad, que contrariamente ha de regir siempre en Derecho Administrativo.

De momento, aún estamos en verano. Salvo mejor parecer.

Baldo

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto,hay mucha ligereza y abuso por parte de quien,amparandose,tras de quien o quienes estan en primera linea y son los verdaderos titulares,con competencias delimitadas por la Ley,usurpan el lugar de estos,supuestamente sin su conocimiento, y dictan actos administrativos favorables o desfavorables que afectan sobre derechos,subjetivos y objetivos de personas.En estos casos las leyes deberian ser contundentes y perseguir y castigar al defraudador-usurpador y a quien lo consiente.

Anónimo dijo...

Si eso ocurre así, es serio, muy serio

Anónimo dijo...

Y si le meten un buen paquete a algún sinvergüenza de esos, estaría mejor, ya está bien de chorizos

Dionisio dijo...

A mi me hicieron mucho daño personas,que dentro de la empresa no tenian competencia,cuando fui a denunciarles me jubilaron,y ahora desde fuera ya no puedo hacerles nada.

Anónimo dijo...

¿No las exhiben con claridad?, es lógico, si no las tienen no pueden exhibirlas. Pero piensa que si niegan mostrar la competencia tanto los que dicen tenerlas, más grave es el delito si resulta que no las tienen. Están a tiempo ahora, es como el que robó y lo devolvió a tiempo por lo menos consiguió que la pena fuera menor aunque no impidió ser un ladrón. También están los que dar por buena la actitud fraudulenta, ellos están cometiendo delito y si fueron advertidos no tienen disculpa.

El que robó y falsificó documentos, vuelve a hacerlo. Es una pena. El estado de derecho tiene que funcionar

Anónimo dijo...

Cualquier funcionario que robó y falsificó documentos como se dice por algunos, primero tiene que estar en la calle, ese delincuente es un perro

Pedro Almira dijo...

Una manzana podrida estropea el resto del cesto de fruta.Si se sabe quien es el funcionario que falsifico y sigue cometiendo delitos dentro de una Administracion el deber es denunciarlo antes de que sus acciones corruptas salpiquen a todos sus compañeros y a su propia empresa.