26 mayo 2013

Carteros Rurales, olvidados de casi todos

Leemos los compromisos adquiridos por la empresa con ciertos sindicatos firmantes, tanto en el “Acuerdo General 2009-2013, de Regulación de las condiciones de Trabajo del Personal de Correos” así como, el “III Convenio Colectivo del Personal Laboral” y comprobamos que, llegados al tramo final de su vigencia, han incumplido también sus propios compromisos. La cuestión no nos sorprende, pero sí que nos vemos en la obligación de llamar la atención sobre el olvido permanente e injusto, de casi todos,  hacia el Personal Rural de Correos y Telégrafos.

EL COMPROMISO INCUMPLIDO.- El texto dice: “Con la finalidad de mejorar las condiciones de trabajo y de desarrollo profesional de este colectivo, las partes firmantes se comprometen a analizar, dentro de los tres meses siguientes a la entrada en vigor del III Convenio Colectivo y del presente Acuerdo, el coste que la evolución de los precios del carburante ha tenido sobre el suplido percibido por este concepto y el sistema de determinación de cálculo y cobro del mismo.

Pasados aquellos tres meses, nadie parece acordarse de los Rurales de Correos.

EL ABUSO.- Llegan a nuestros oídos, quejas de carteros rurales que se ven obligados a soportar, además de la subida de los precios de los carburantes, también la imposición  por la empresa, de gastos adicionales al ordenárseles hacer recargos, sin el abono del suplido correspondiente al recorrido del recargo.


EL FRACASO.- Las buenas intenciones, retóricas, plasmadas en la exposición de motivos, por los responsables de las relaciones y condiciones de trabajo, en la empresa, cuyo capital integro es de todos los españoles; llegado el año del agotamiento de su vigencia inicial, decaen en fracaso, sobre todo, en aquellas cuestiones básicas, como la aquí tratada referida a los Rurales, y que frustran la satisfacción de las expectativas del personal de Correos y Telégrafos. Fracaso en la gestión que debe ser destacada y hecha pública, para ser realmente justos.

Salvo mejor parecer

Baldo